Web Delicias

Recetas, Restaurantes, Salidas, Tragos, Cocina Ligth.

Verano es para muchos sinónimo de parrilla. Pero eso no siempre debe significar carnes y achuras. También hay lugar para la pizza, en su mejor versión. Aquí, una receta que nos pasa la gente de Asadores de Campo.

Asadores de Campo es un servicio que recrea en la terraza, el jardín o el balcón el espíritu de un auténtico día de campo, amalgamando en un solo lugar y momento los sabores y la cordialidad del campo y su gente, con recetas novedosas, como las pizzas a la parrilla. Todos los detalles están cuidados con esmero, disponen de equipos que se adaptan a todas las situaciones y, para destacar, poseen el dominio de los tiempos indispensables para lograr una reunión amena. Un plan perfecto para pasar el verano probando las mejores pizzas a la parrilla, como la Napolitana o la Margarita, utilizando productos de primera calidad y con la garantía de que ellos traen todo lo necesario, desde la vajilla hasta el hielo, para que los anfitriones solo se dediquen a disfrutar del espectáculo. Conocé más de ellos en www.asadoresdecampo.com.ar.

Pizza Margarita a la parrilla2 pizzas (4-6 porciones)

Ingredientes:

Masa:Harina, ½ kilogramo
Harina de sémola, 100 gramos
Agua, 220 cc
Levadura, 25 gramos
Sal, 10 gramos
Aceite de oliva, 1 pocillo

Salsa:
Tomate triturado, ½ litro
Tomates redondos, 2
Albahaca, 1 puñado
Dientes de ajo, 4
Mozzarella, ½ kilogramos
Orégano, c/n

Procedimiento:Formar una corona con las harinas, distribuir la sal por los bordes y en el centro colocar la levadura desmenuzada, el aceite y una parte del agua. Integrar los elementos con los dedos, agregando agua a medida que la masa lo demande. Amasar hasta formar un bollo liso. Dividir en dos, bollar y dejar descansar la masa hasta que duplique su volumen.
Rehogar los dientes de ajo picados en un chorrito de aceite de oliva, añadir el tomate triturado y cocinar durante 20 minutos. Condimentar con sal y orégano. Rallar la mozzarella y cortar los tomates en rebanadas.
Estirar la masa con el palo de amasar, enrollarla sobre él y desenrollar sobre la parrilla. Cocinar con brazas pequeñas, no muy numerosas, hasta que empiece a formarse la base. Cubrir con la salsa de tomate, luego con la mozzarella, las rodajas de tomate, orégano y las hojas de albahaca molido. Tapar con una fuente para horno y cocinar hasta que la base se dore.

NOTAS RELACIONADAS:
- Empanadas de Vigilia
- Empanadas en Buenos Aires
- Calzone Napolitano
- Pizza a la Mozzarella
- Croquetitas de sardina

Fuente:

Invento y pasión nacional, la fugazzeta se reivindica como uno de los platos favoritos del paladar argento. Clásicas, aggiornadas, míticas o modernas, 10 opciones imbatibles para llenarse de olor a cebolla.

Solo masa, cebolla y queso. ¿Dónde comer las más ricas? 

1. LA MEZZETTA: la posta está en Villa Ortúzar 
Que no es la de antes, que tiene demasiado aceite. Devotos del “todo tiempo pasado fue mejor”, abstenerse. La fugazzeta rellena de La Mezzeta fue, es y será una obscenidad de 3 centímetros de alto, rebosante de muzzarela, aceitosa, esponjosa y coronada con cebollita en su punto justo de gloria. El local es ínfimo, sin mesas, pero con despachantes atentos, barras de acero inoxidable que se utilizan por turnos y un televisor donde seguramente estén pasando fútbol. Pura testosterona (mejor no pisar el baño). A $14 la porción. También la venden pre-cocida para llevar a casa ($130 la grande).
(Alvarez Thomas 1321, Villa Ortúzar / T. 4554-7585)


2. CAMBALACHE: Belgrano trash 

Sí, el local es netamente antiestético y no lo remodelan desde que abrió. Sí, tiene las paredes pintadas mitad azul, mitad blanco, como un colegio primario y entra chiflete por todos lados porque mantienen la costumbre de dejar los ventanales abiertos. ¿Quizás para que los comensales no salgan completamente impregnados de olor a mozzarella? Con todo, tienen una de las mejores fugazzetas rellenas de Belgrano (y las empanadas no se quedan atrás). Un bastión del barrio de Belgrano donde la pizza no falla nunca.
Porción de fugazzeta rellena: $16. Grande: $125
(Amenábar 2204, Belgrano / T. 4788-6043)


3. BANCHERO: la original

Cuenta la leyenda que fue Don Agustín Banchero el que inventó está bomba de tiempo que hace sonrojar a cualquier tano acostumbrado a la vera pizza finita. Diego, cuarta generación de pizzeros en la familia, nos lo confirmó: “Mi bisabuelo vino de Génova y abrió una panadería donde vendían la típica fugaza que hacían en Italia. Un día, aproximadamente en 1925, se le ocurrió ponerle queso”. Una anécdota tan simple resultó en un plato emblema de la mesa nacional. En Banchero, la focaccia al molde rellena de mozzarella sigue siendo la más pedida. No es la mejor de la lista, pero la visita al local de La Boca es un paseo histórico. Allí le hincaban el diente a la fuga Tita Merello y la mismísima Evita. Porción: $18. Grande: $130.
(Suárez 396, esquina Brown, La Boca / T. 4301-1406)


4. LAS PALMAS: el sur también existe

Dicen los que conocer el sur bonaerense que si andás por Lanús y querés comer fugazzetta, hay que ir a Las Palmas. Rellena y al molde, sale gordita y rebosante de mozzarella que en rigor no es de una sola variedad sino un mix de varias marcas que solo el pizzero conoce exactamente ($15 la porción / $110 la grande). Aunque la posta acá es pedirla rellena con jamón ($17 la porción / $118 la grande), acompañada de una buena fainá con verdeo. El salón se quedó en los 80, con un cartel con palmeras afuera, luz amarilla, columnas con helechos, clima familiar y mozos históricos. ¿De postre? Sopa inglesa, para completar la experiencia vintage.
(Hipólito Yrigoyen 4498, Lanús Oeste / T. 4241-9658)


5. SAN ANTONIO: la imbatible de Boedo
Los habitués de este clásico con millones de fanáticos a varios kilómetros a la redonda de su local de Garay dirán que este ranking no tiene sentido. El mozo cuenta que la fuga rellena sale de entrada y que después, si te animás, hay que probar la especialidad de la casa que viene con longaniza, huevo, jamón y no sé que más... No nos convence. La de cebolla sale rectangular, altísima, con mozzarela que no chorrea porque tiene una consistencia que le deja tomar altura sin ser gomosa. Está coronada por mucha cebollita crocante. Es amor, es perfecta. No van a querer probar nada más, solo otra porción ($14).
(Av. Garay 3602, Boedo / T. 4921-4118)

6. LA MÁS QUERIDA: un secreto a voces
Abriendo el podio a las pizzas alternativas con cebolla, en una calle sin salida del Barrio Chino queda este localcito regenteado por Buby, ex hippie devenido gastronómico, con público fiel y una pizza extraordinaria: a la parrilla, fina y crujiente. Yendo a lo que nos compete, la de cebolla viene con panceta y gruyere, y es intensa y sabrosa. ¿Otro detalle a favor? La que pidas llegará acompañada de diferentes platitos con ingredientes para agregar: tomatitos con ajo, salsa de chiles o aceite de oliva y albahaca, entre otros. Un mundo aparte, para acompañar con una cerveza fría.
(Echeverria 1618, Belgrano / T. 4788-1455)

7. EL CUARTITO: moscato obligado
Menos grosera que la de La Mezzeta, pero igualmente gloriosa, la fugazzeta rellena es la especialidad de la casa y pelea el podio porque se la ve salir y salir de la cocina acompañada de vasos de moscato. Lo cierto es que también gana puntos por el enorme salón, ruidoso pero mítico que, ubicado en un punto neurálgico de la ciudad, hace más de 70 años alimenta a un crisol de paladares: universitarios hambrientos, tacheros, señoras paquetas de Recoleta y celebridades de distinta índole. Porción al paso: $16. Fugazetta entera para comer en el salón: $150.
(Talcahuano 937, Centro / T. 4816-1758/4331)


8. LA FIDANZATA: variedad de fugazzettas con un toque de provolone

El eslogan de este lugar reza: “pizza gigante y sí que lo es”. La extra large de este localcito de Las Cañitas rinde como grande y media de cualquier otra pizzería, y se puede pedir de cuatro gustos. ¿Por qué sale tanto la opción fugazzeta? Porque todas sus variedades vienen con dados de provolone que le dan un toque picantito que queda muy bien. Media masa clásica: $110 la XL. Con panceta: $110 la XL. O al verdeo: $115 la XL. Si sos de la zona, comés como una bestia y no querés moverte de tu casa, es un delivery que no defrauda.
(Av. Huergo 306, Las Cañitas / T. 0800-555-4675/4778-3558)


9. PIOLA: finita pero cumplidora

Con esta seguro que se arma la polémica. Piola es la primera pizzería gourmet del país y su pizza es netamente tana. Finísima, al horno de leña y quebracho, más de un panzón se sentirá estafado porque no rebosa de queso ni chorrea grasa. Lo cierto es que Piola tiene sus fanáticos y lo bueno de sus pizzas radica en la calidad y lo sabroso de los ingredientes. ¿Cómo se llama la fugazzeta acá? Buenos Aires. Y está en su listado de pizzas biancas, sin salsa de tomate. Simple, mozzarela y cebolla. Livianita. Para pedir de entrada y seguir la noche bien arriba. La onda bolichera del lugar predispone. Chica: $76. Grande: $106
(Gorriti 5751, Palermo / T. 4777-3298 y sucursales)


10. MORELIA:
 fugazzetta con champignones

Desde que abrió, Morelia se mantiene estoica como una de las mejores opciones si la idea es comer pizza finita. A la parrilla o a la piedra, sale crocante y sabrosa. Y, como punto a destacar, con los años no afloja la calidad ni la cantidad de ingredientes. Hablando de su fugazetta, aparte de la clásica rellena tienen una versión original e imbatible, combinada con champignones. La grande ($136) llena a dos personas de buen comer. Además, el local tiene onda. Si tenés una cita y son de paladar clásico, vas a quedar muy bien. Eso sí, lleva chicles de menta y chequeá el orégano en el diente (Báez 260, Las Cañitas / T. 4772-0329)

NOTAS RELACIONADAS:
La Mejor Pizzeria de Baires
Pizza a la Mozzarella
Calzone Napolitano
Empanadas en Buenos Aires
La Mejor Comida Rapida

Fuente: 

Cansado de Palermo y Cañitas? Estos pequeños restaurantes ofrecen platos ricos a precios accesibles.

Los bistrós tienen sus raíces en Francia. Originalmente, eran lugares pequeños y populares, en los que sus dueños servían platos caseros sencillos y a precios razonables. Con la sofisticación de la gastronomía, el uso de la categoría “bistró” se fue ampliando hasta englobar restaurantes de lujo, que conservan poco de ese espíritu original.

Sin embargo, en Buenos Aires, existen algunos lugares en los que todavía se pueden apreciar las características típicas del bistró. En esta nota, 10 recomendados para comer rico y sentirse como en casa: 

1. En Boedo, PAN Y ARTE
Mezcla rara de bodegón, centro cultural y restaurante de comidas regionales, en este local te encontrás con figurines del teatro porteño, congregados en sus mesas por el teatro de la planta alta. Todos buscan su buena cocina a precios razonables. Desde platos típicos de la mesa cuyana como empanadas, carne a la masa y humita en chala, hasta especialidades como la tarta de corazones de alcaucil. El dato: el Malbec de la casa suele ser un fuera de serie tapado en marca blanca que, por su precio, conviene pedirlo. 
(Boedo 878 / T. 4957-6702)

2. En Chacarita, LA SIESTA
En el triángulo que forman los barrios de Chacarita, Villa Ortúzar y Agronomía, es difícil encontrar un restaurante que salga de la parrilla y la pasta. La Siesta es una rara excepción: hippie chic en su concepción, cocina casera algo tosca pero realmente sabrosa. Pedí los rollitos de ricota: vienen rellenos de la más fresca ricota y grandes trozos de nuez. El punto débil es la atención lenta, pero si vas en plan distendido y con ganas de pasarla bien, el restaurante ofrece más de lo que te pide en la cuenta. 
(Av. Elcano 3902 / T. 4555-6318)

3. En Villa Urquiza, BILLINGHURST 
El chef Luciano Ratti (es Hotel Intercontinental y Hotel Emperador), abrió hace 4 meses este restó, donde está a sus anchas: te recibe, te acompaña a la mesa y hasta te recomienda qué plato comer. Su especialidad es la bondiola de cerdo en salsa BBQ con puré de batatas, y a la hora de los postres, el mousse de tequila y limón. Con pocas mesas (capacidad para 48 cubiertos), iluminación tenue, colores cálidos y decoración despojada, es un lugar relajado, para cenar con amigos o en pareja.
(Mendoza 5486 / T. 4524-0224) 

4. En Nuñez, DIVINO NUÑEZ
Este pequeño local autodenominado “bistró de barrio” contrasta con los restaurantes tradicionales y parrillas a los que están acostumbrados los vecinos. Ofrece un ambiente cálido, cuidado en los detalles, con buena atención y precios competitivos. En el menú hay platos de cocina gourmet, que van de la terrina de conejo confitado a los tortelonis de espinaca con manteca de nuez. ¿Un postre? Mousse de maracuyá con mermelada de frutos rojos. Tipo Palermo, pero en Nuñez. 
(Manuela Pedraza 1802 / T. 3979-0443)

5. En Adrogué, ALMACEN SANTA RITA
Un clásico de la cocina española en la zona sur del conurbano, para dejarse sorprender. Acá no sabés qué vas a comer hasta que Billy Suárez, dueño del lugar y amo de la cocina, te lo lleva a la mesa. En lugar de carta, hay un menú de cinco pasos en el que los pescados y mariscos son los protagonistas. Con la estética de viejo almacén, luces tenues y música de piano o guitarra de fondo, el ambiente es cálido e íntimo. Tiene apenas una decena de mesas, casi siempre ocupadas, así que conviene ir con reserva. 
(Av. Quintana 407 esq. de la Peña / T. 4294-0411)
 
6. En Saavedra, RAICES

Un restaurante para volver a probar los sabores de la infancia. Abrió en 2010 en un espacio con grandes ventanales y detalles retro, como latas de galletas con un ojo de buey y copas en forma de cala. Pedí como entrada la atípica lengua a la vinagreta (servida en torre con salsa de morrones grillados), y como principal, el carré de cerdo con batatas y peras. Los platos son para compartir, y la carta de vinos, acotada pero con etiquetas bien escogidas. La cocina a la vista es el plus.  
(Crisólogo Larralde 3995 / T. 4541-4927) 

7. En Lomas de Zamora,  LA TABERNA
Cocina italiana de primera, pocas mesas y ambiente familiar. Así se define este bistró de la zona sur, favorito por sus deliciosas pastas caseras de trigo candeal, que se preparan en la cocina bajo la dirección del chef Alejo Waissman (junto a sus hermanos, dirige Sotovocce, Fervor y L´Abeille). Las porciones son abundantes, para compartir. De postre, el volcán de chocolate, crocante por fuera, caliente y espeso por dentro, es la mejor elección. Si no querés esperar mirando como comen los demás, vení con reserva. 
(Ramón Falcón 146 / T. 4292-5187)

8. En Parque Chacabuco, URONDO
Por ser el único sitio gourmet en Parque Chacabuco, por la cocina a la vista y completamente de elaboración propia, y por la ambientación entre hogareña y hippie chic, Urondo es un restó que sobresale del promedio porteño. Si vas de a tres o cuatro, el copetín Urondo es la mejor entrada posible. Como principal, el bife americano con zucchinis, berenjenas y puré de ajos sale diez puntos. La carta de vinos es uno de sus fuertes: las etiquetas están bien elegidas y ordenadas por estilos, para el bebedor de vinos.   
(Beauchef 1204 / T. 4922-9671)

9. En La Lucila, L’ATELIER
Si los bistrós tienen su raíz en la cultura francesa no podía quedar afuera L´Atelier, uno de los mohicanos que resiste en la zona norte, siempre difícil para este tipo de propuestas. Gran cocina, una atención  personalizada y un ambiente cálido y cuidado para una cena perfecta. No faltan clásicos como la soup a l’ognion entre las entradas, el magret de canard entre los principales y, de postre, el nougat glace maison. Uno de los que hay que visitar primero para entender de qué se trata esto de ser un bistró. 
(Av. del Libertador 3836 / T. 4005-5244)

10. En Bernal, GUADALUPE
Guadalupe Gomez se bajó de sus viajes y de los circuitos gastronómicos, se mudó a su barrio y a un par de cuadras de su casa abrió su propio restaurante. Y le puso su nombre. Ella recibe a la gente, cocina, saluda a amigos, se encarga de las compras, arma los menús y escribe las sugerencias en una gran pizarra. El lugar tiene una docena de mesas, ventanas a la calle, cocina a la vista y un patio trasero. ¿La cocina? Desde calamarettis fritos hasta pulpo a la gallega con papas, pasando por una muy buena tortilla de papas con chorizo colorado. 
(9 de Julio 418 / T. 4251-2977)

NOTAS RELACIONADAS:
Las 10 sopas más ricas de Buenos Aires
Los 10 mejores café stradicionales de Buenos Aires 
Los 10 Tiramisú más ricos de Bs. As.
El ranking del panqueque: los 10 más ricos
Los 10 mejores postres de Chocolate

Fuente: 

Palpitar el juego de a muchos tiene una emoción distinta. Para los que no viajamos a Brasil, bares y restaurantes para reunirse alrededor de la buena comida, la buena bebida y los buenos televisores.

1. CHOCHÁN: sándwich de cerdo y gol  El partido del domingo, o cualquiera de los siguientes, serán una buena excusa para ir a conocer este lugar que abrió hace apenas tres semanas. Tal vez les suene el nombre Naiara Calviño y su restaurante, hoy convertido en pop-up: Aipim. Es ella misma la que está detrás de Chochán, en San Telmo, un local casi casi estrictamente dedicado al chancho. Para ver los partidos hay promos de dos porrones a $55 o dos vermouth a $65 más un piqueo. Aunque nuestra recomendación es que se pidan un sándwich. Un poco en la onda de El Refuerzo, pero más amplio y de estética diurna. Hay tele de 42 pulgadas.
Piedras 672, San Telmo / T. 4307-3661

2. ANTARES: fútbol y cerveza con guaranáSolo una marca tan buena onda como es Antares podía asociarse con nuestro rival futbolístico Brasil para elaborar una cerveza mundialista que ya está disponible en todos sus brewpubs (19 en todo el país). Se trata de una alianza con la marca brasilera Bierland, con la cual elaboraron una IPA, con lúpulo de la Patagonia y extracto de guaraná del Amazonas. Recomendación: para acompañar, darle un descanso a las papas con Cheddar y pedirse unos aros de cebolla. Hay pantalla gigante. 
Bolívar 491, San Telmo / T. 4342-3836 y sucursales

3. PIZZA CERO: finger food y sonido envolvente
Si tu cábala es comer pizza, tranquilamente podés acodarte en la barra del El Cuartito y vibrar el partido con el gentío enardecido. Pero si andás buscando una experiencia más contenida, enfilá para Libertador y Tagle, donde ya instalaron cuatro televisores en posiciones estratégicas, además de 40 parlantes con sonido envolvente. Para comer y beber hay 2x1 en cocktails ($140) y tentadora finger food. Obvio, también pizza.
Av. del Libertador 1800 esq. Tagle, Recoleta / T. 4803-3449
4. LA ACADEMIA: sentimiento nacionalEste bar tiene sus altibajos pero es innegable que su impronta, sus virtudes e incluso sus defectos logran despertar en sus concurrentes el sentimiento nacional. Para el Mundial, sus clásicas pantallas de tv se combinan con su tradicional picada. Simple, pero ajustada: pan casero, quesos frescos, maní, aceitunas, tomatitos y fiambres (cuesta $180, comen dos). Se sirve con cerveza grande y si gana Argentina, hay 25% de descuento. 
Callao 368, Centro / T. 4372 2765

5. WHITE BAR: ganamos, perdimos; igual comimos  Para aquellos de paladar aventurero, esos que de Brasil extrañan más el asaí que respirar el mismo aire que Neymar, el flamante chef del Hotel Madero, Alejandro Bontempo, preparó un menú especial para acompañar los partidos en homenaje a las distintas selecciones. Camarón a la milanesa con salsa típica para el país anfitrión ($210), dúo de fajita y quesadilla para México ($175), fish and chips para Inglaterra ($175)... y siguen.
Rosario Vera Peñaloza 360, Dique 2, Puerto Madero / T. 5776-7677

6. MIRANDA: fixture y mandariña
Hay mucho espíritu mundialista en una de las primeras parrillas que hubo en Palermo Hollywood. Por empezar, es recomendable acercarse con un fixture, porque ellos transmiten (y ven) todos y cada uno de los partidos en pantalla gigante HD. Para beber, hay happy hour: recomendado probar el trago Mandariña (caipiriña con mandarina). Para comer, picada de achuras, quesitos de cabra... Y se van a divertir barato: van a gastar menos de $100 por persona.
Costa Rica 5602, Palermo / T. 4771-4255

7. NYC BISTROTHEQUE: con repetición  
Mobiliario y decoración súper modernos, lo cual incluye varias teles colgantes para tener buena visión desde cualquier punto del salón. Menú americano con las clásicas ribs con barbacoa casera ($150, comen dos), cerveza artesanal argentina (una IPA y una Honey de Bohl, más una Stout de Cervecería Morante) y la mejor parte de juntarse a ver un partido de Argentina en un lugar con temática yanqui: acá hay refill de gaseosa.
Nicaragua 6002, Palermo / T. 2046-5945

8. HOTEL PANAMERICANO: a dos cuadras del Obelisco¿Qué mejor que ser optimista y ver los partidos a metros del centro de festejo? Todos se transmiten en el restaurante del Hotel Panamericano, La Luciérnaga, pero el último de la primera fase, el miércoles 25 de junio se proyecta en el Salón Los Jardines, en la terraza y con vista panorámica. Para comer, hay fiambres ahumados, quesos, nachos, tacos y cerveza ($350). Bonus: hay exhibición estable de camisetas históricas y el Mago Capria comentando el entretiempo.
Carlos Pellegrini 551, Centro / T. 4348-5252

9. LA DORITA: pito, matraca y choricampiElegir esta parrilla para ver los mundiales es un clásico. En sus cinco sucursales habrá sorteos de piguinos, camisetas, doripesos; banderines, vuvucelas y tele 50 pulgadas. Hay un Menú del Mundial oficial que incluye empanadas, achuras, carnes, aperitivo, cerveza y postre. Aunque nosotros recomendamos acompañar los goles con choricampi (chorizo envuelto en pan de campo casero) y provocampi (provoleta en  masa de pan de campo con chorizo, rúcula y tomate).
Arce 901, Belgrano / T. 4776-4190 y sucursales

10. GAMBINO GRILL: para ir con papáOtro lugar nuevo. Bueno, bonito y razonable. La propuesta es, también, parrilla, pero con un sistema particular. La carne se pide a la carta, pero llega a la mesa con 4 purés (papa, calabaza, batata, manzana) y dos ensaladas (rúcula y parmesano; tomate y lechuga): todo incluido en el precio del cubierto, unos módicos $24. En total, se gasta menos de $200 por cabeza. Por correcto, cómodo y clásico, es ideal para ver el partido con tu viejo. Ojo: reservar sí o sí porque el lugar es chiquito.
Pasaje Carlos Gardel 3171, Abasto / T. 4864-6061

Bonustrack
ALDO´S, SI GANA ARGENTINA HAY VINO DE REGALO 
La carta es la misma. Lo importante es lo que pasa si Argentina gana: hay vino gratis para todos. ¿Cuál? Un Tintonegro Malbec Mendoza 2012 embotellado, que te llevás a casa.
Moreno 372, San Telmo / T. 4343-0823

NOTAS RELACIONADAS:
Los 10 mejores cafés tradicionales de Buenos Aires
Donde salir a festejar el día del amigo
Dia del Amigo: Propuestas para el 20 de Julio
Los 10 Tiramisú más ricos de Bs. As.
El ranking del panqueque: los 10 más ricos

Fuente: 

Para los enamorados que le gustan un poco más los corazones, los chocolates, los regalos.

La chocolatería Vasalissa lo entiende bien y creó una línea de bombones y chupetines para celebrar el amor.
Hay chocolates (amargos o con leche) con forma de corazón, envueltos en papeles brillantes y con bellas imágenes, en dos tamaños diferentes; cajas de bombones con corazones y diamantes rellenos de dulce de leche o ganache; y chupetines-corazón para un regalo más original.

El packaging, como siempre, acompaña el agasajo con su estética romántica y parisina.

Encontrá sucursales de Vasalissa en Recoleta (Av. Callao 1940), Galerías Pacífico (Florida 737, primer piso), Martínez (Alvear 402), Belgrano (Vuelta de Obligado 1812), Lomas de San Isidro (Juan Segundo Fernández 59) y Tortugas Open Mall (Ramal Pilar Km 36.5).

NOTAS RELACIONADAS:

Restaurantes Romanticos para salir en pareja
Salidas romanticas para compartir de a dos
Restaurantes con onda para ir en pareja
Restaurantes Romanticos
Restaurantes para ir de levante

Fuente: 


La gastronomía es uno de los ítems culturales que más identifican a una nación. Para este 25 de mayo, festejá con amigos a base de locros, carbonadas, empanadas y demás delicias tradicionales de esta época.
Algunas de las mejores propuestas.
1. Restorán del Progreso.Este histórico restaurante se ubica en la sede del club que fue fundado en 1852. Un pedazo de historia hecha edificio (si bien donde está hoy no es su ubicación original, igual sigue siendo histórico). La entrada al restaurante, con cuadros de los presidentes a lo largo de la escalera, bien vale la visita. Y ni hablar de su propuesta gastronómica: el bar es ideal para un buen copetín, el salón para la mejor gastronomía, y el maravilloso patio para carnes. La especialidad del salón principal son los platos de la cocina porteña (como ser un revuelto gramajo), guisos, recetas al horno de barro, y cuenta con un tiernísimo cochinillo de campo y costilla de novillo.
Saliendo al patio, la propuesta combina carnes, achuras y pescados a las brasas; y pozo de leña, con pierna de chivito y alitas de pollo. Para los postres ofrecen dulces clásicos como el fresco y batata, zapallos en almìbar y dulce de membrillo.
Sarmiento 1334, Tribunales. Tel.: 4371-3380
www.restorandelprogreso.com.ar

2. El Sanjuanino.Un clásico de la cocina autóctona que, con más de cuarenta y dos años, se mantiene vigente gracias al aggiornamiento que logró en el último período con la reformulación de su imagen.
Sus platos no sorprenden, pero siempre gustan: allí están las empanadas al horno, el locro, los tamales, las humitas, el matambre arrollado, y el lomito de cerdo ahumado, entre otros. Los dulces no quedan fuera, e incluyen pastelitos de batata y membrillo, clásica torta Rogel, empanaditas de nuez y el infaltable queso y dulce, entre otros. Reservá, porque se llena.
Sánchez de Bustamante 1788, Barrio Norte. Tel.: 4822-8080
www.elsanjuanino.com

3. Oro y Cándido.
Este restaurante solía ser un almacén que en el año 2007 cerró sus puertas. Dos de sus habitués, Jorge Mansón y Marcelo Epstein, decidieron recuperarlo manteniendo su nombre y con una propuesta mucho más actualizada y con innegables toques "cool". La gastronomía se destaca por la utilización de carnes autóctonas no tradicionales, pescados de río, productos ahumados y varios quesos. Durante mayo ofrecen dos menúes degustación con platos como el costillar de llama confitado o el filet de dorado. También ofrecen productos para llevar, con variedad de dulces, quesos, ahumados y condimentos. Los amantes de las harinas pueden estar contentos ya que todos los días ofrecen panes y croissants. Durante los lunes, martes y miércoles de mayo dan un descuento del 20% para la noche y con reserva previa. En resumen, un lugar con buenos precios, lindo ambiente, inteligente propuesta y rica comida.
Guatemala 5099, Palermo. Tel.: 4772-0656
www.oroycandido.com.ar

4. La Cupertina.Famosa por sus empanadas, es uno de los lugares preferidos de quienes gustan de la cocina autóctona. Una gran mesada resguarda los dulces que preparan durante el día. Varias ollas y cuadros con notas que les hicieron a lo largo de su historia, junto a mesas y sillas de madera, son la cara visible de este lugar que se ubica en la esquina de Cabrera y Godoy Cruz. Sus platos caseros, y realizados en el día incluyen lentejas al chocolate, una de sus especialidades, carbonada, cazuelas y ricos sándwiches en pan de campo. Postres clásicos y queridos: quesillo con cayote, yema quemada, flan y arroz con leche.
Cabrera 5296; Tel.:4777-3711

5. Miramar.
En la zona de Boedo abundan los restaurantes de cocina argentina, y Miramar es uno de ellos que, con varios años en su haber, se convirtió en uno de los mejores bodegones que ofrece nuestra ciudad. Mantiene su restaurante, rotisería y bar igual que desde 1950, con platos típicos de la cocina porteña como la tortilla, el mondongo, el lechón y el cordero. Clásicos mozos de bar son los que brindan buenos consejos sobre platos del día. Una destacable opción de vinos nacionales e importados para acompañar, junto con varias etiquetas de whiskies y la infaltable ginebra. Para picar, fiambres cortados en el momento que incluyen un jamón serrano que hace agua la boca. Para terminar, no lo dudes: flan casero con la dupla de dulce de leche y crema.
San Juan, Av. 1999, San Cristóbal. Tel.: 4304-4261

NOTAS RELACIONADAS:
- Los mejores platos de la gastronomía porteña
- Bodegones: Sabores Porteños
- Para comer en familia
- Parrillas de Buenos Aires
- Picadas en Buenos Aires


Nada mejor que una sopa calentita para hacer frente al frío.
Aquí, nuestras 10 favoritas.

1. La contundente en CONTIGO PERÚ
En Perú se conoce a La Parihuela como la sopa “levanta muertos”, por sus cualidades energizantes y afrodisíacas, y se suele tomar después de una noche de juerga y tragos. Pero en este restaurante, vale la pena pedirla como principal en cualquier momento. Lleva calamares, camarones, mejillones, langostinos, lenguado, ajíes y crema y es bien concentrada, casi como una cazuela. Es ideal para compartir.
(Echeverría 1627, Belgrano / T. 4780-3960)

2. La japonesa en MIKADO
En Japón, el miso, una pasta fermentada de soja y sal marina, es considerado un superalimento. Eso explica por qué la sopa de este tradicional restaurante japonés lo tiene como ingrediente protagonista. Además de miso, lleva caldo y trocitos de tofu. Una opción sana para los que están a dieta: es baja en calorías y estimula la digestión.
(Arévalo 2870, Las Cañitas / T. 4777-1121)

3. La original en FARINELLI
Aquí todos los días se sirve una sopa distinta. Hay de choclo y puerros, de calabaza y curry de pollo y hasta de zanahoria, hinojo y leche de coco. Pero si vas justo el día en que preparan la sopa de castañas, no dejes pasar la oportunidad: tiene un sabor único. Lleva castañas de cajú, cebollas y panceta, y podés tomarla ahí o pedirla para llevar. Los que quieran saber de antemano cuál es la sopa del día, pueden chequear el menú acá.
(Bulnes 2702, Botánico / T. 4802-2014)

4. Sopa crema en LE BLÉ
Para este invierno, la carta de le Blé propone una sopa crema de batatas y jengibre, que es un verdadero manjar. Viene con un mini sándwich de pan de campo crocante, mozzarella italiana y tomates al infiernillo, que calza a la perfección con el picante del jengibre y el dulce caramelizado de la batata.
(Álvarez Thomas 899, Colegiales / T. 4554-5350)

5. La gourmet en SANBENITO
Los que saben, vienen a Sanbenito y piden la sopa de almejas. La preparan con cebolla, ajo, vino blanco y almejas, que llegan frescas todos los martes. Llega a la mesa en un bowl de loza precalentado, con vegetales, trocitos de panceta crocante y perejil.
(Av. Federico Lacroze 2136, Belgrano / T. 4771-1859)

6. La económica en EL OBRERO
¿Bolsillos flacos? En las pizarras que decoran las paredes de este bodegón de La Boca ofrecen la sopa de la casa por la módica suma de 5 pesos. No es otra que la tradicional sopa de arroz. Simple y clásica como el restaurante, y a precio de amigo. Una cita obligada para quien quiera volver a probar los sabores de la infancia.
(Agustín R. Caffarena 64, La Boca / T. 4362-9912)

7. La gallega en EL PUENTECITO
A metros del puente Pueyrredón, en la frontera sur de la ciudad, está El Puentecito, un bodegón histórico donde podés probar una rica sopa de nabiza (la hoja tierna del nabo), un plato típico gallego que aquí se prepara con caldo de jamón y porotos. Para salir de la rutina sopera.
(Luján 2101, Barracas / T. 4301-1794)

8. Francesa en BRASSERIE PETANQUE
Si nunca tuviste el gusto de probar una auténtica sopa de cebollas, tenés que visitar esta brasserie francesa. La sirven en una cazuela, con croutons y gratinada con queso parmesano. Para sentirse en París por un ratito.
(Defensa 596, San Telmo / T. 4342-7930)

9. La oriental en CHINO CENTRAL
Uno de los highlights de la carta de este restaurante chino, el más antiguo de Buenos Aires, es su sopa Han Mien. Se prepara a base de fideos, verduras, mariscos, vegetales y fetas de cerdo asado. La sirven en un tazón extra large.
(Av. Rivadavia 656, Microcentro / T. 4331-3670)

10. La india en VRINDAVAN
¿Te gustan las comidas especiadas? Esta es tu mejor opción. En Vrindavan preparan una versión diferente del clásico Tarka dal, un guiso de lentejas típico de la India que aquí lleva más caldo y se puede pedir como sopa. Se prepara con ajo, cebolla y ghee (una especia de manteca clarificada) aromatizado con cilantro, cardamomo, canela, clavo de olor y tamarindo.  
(Tucumán 874, San Nicolás / T. 4326-8007)

NOTAS RELACIONADAS:
- Los 10 mejores café stradicionales de Buenos Aires 
Los 10 Tiramisú más ricos de Bs. As.
- El ranking del panqueque: los 10 más ricos
- Los 10 mejores postres de Chocolate
- Las medialunas mas ricas de Buenos Aires



Fuente:

En esta ocación les dejamos los 10 de los mejores lugares, a favor de la nostalgia. Cafés donde la taza es apenas una excusa para la charla, la lectura, o el simple placer de matar el tiempo a sorbos.

1. Café bohemio: LA GIRALDA
Personajes excéntricos, ávidos lectores, poetas delirantes, artistas y “gente común” son parte de la escenografía fija de La Giralda. Lo cierto es que entre sus paredes, con poca madera y mucho azulejo, se respira bohemia y el aroma de su imperdible chocolate caliente espeso, como alternativa al café, que sale y sale.
(Avenida Corrientes 1453, Centro /  T. 4371-3846)

2. Café para la hinchada: EL BANDERIN 
 El lugar está plagado de banderines de clubes de fútbol de todo el mundo, fotos de jugadores e ilustraciones de tangueros emparentados con el deporte más popular de Argentina. Además del café, se destacan los sándwiches (crudo y queso) y la picada El Banderín. Un universo bullanguero, fundado en 1929, en el que se entremezclan el tango y las charlas apasionadas.
(Guarda Vieja 3601, Almagro)

3. Café cosmopolita: CAFE TORTONI
En el Tortoni conviven el pasado de Buenos Aires y el presente del resto del planeta, con turistas de todo el mundo que deambulan permanentemente por sus pasillos. Claro, es un lugar rutilante y, con 150 años en sus espaldas, es parte fundamental del patrimonio cultural porteño. Sin dudas: el Tortoni merece ser visitado, al menos una vez en la vida.
(Avenida de Mayo 825, Centro)

4. Café para guapos: BAR OVIEDO

Mataderos es una zona conocida históricamente por los hombres de agallas que la transitaron y el Oviedo no desentona con el barrio donde está ubicado. Desde la fachada, pasando por el interior del bar, hasta el mismo mozo parece haberse quedado cerca de 1900, año de guapos y en el que se fundó el bar. Por 4 pesitos tenés el café clásico de máquina, y por 9 un contundente especial de crudo y queso.
(Lisandro de la Torre 2407, Mataderos)

5. Café tanguero: CAFE ESQUINA HOMERO MANZI
Es una verdad de perogrullo decir que en San Juan y Boedo el tango vibra. Pero por si queda algún escéptico, en el Homero Manzi se despeja todo duda. Todas las noches hay shows del género en su imponente escenario. Los aires arrabaleros abundan, aunque adaptados a los tiempos que corren: ahora miran fútbol en una pantalla gigante. El delicioso sándwich Académico Homero Manzi (Jamón cocido, tomate y queso gratinado).
(Avenida San Juan 3601, Boedo)

6. Café bostero: LA PERLA
Todo el mundo, o casi todo, pasó por el café La Perla. Así lo confirman las fotos distribuidas por el lugar en las que aparecen desde Bill Clinton, pasando por Diego Maradona, hasta Marcelo Mastroianni. La Boca está impregnada en sus paredes con sus colores, su cultura y su historia. Un ambiente cálido al pie de Caminito con precios altos que se compensan con porciones bondadosas.
(Don Pedro de Mendoza 1899, La Boca)

7. Café tradicional: EL FEDERAL
Si bien la mayoría de los bares considerados notables conservan su estilo de antaño, El Federal lleva la delantera en ese aspecto. Su estética remite a una pulpería del siglo XIX, con una barra íntegramente de madera y una antigua caja registradora. Entre sus cafés especiales, se destaca El Federal que contiene Tía María, rhum y canela. La Gran Federal es la picada de la casa que no podés dejar de probar. 
(Carlos Calvo 595, San Telmo)

8. Café las 24 horas: BAR BRITANICO
Este bar está abierto los 365 días del año, las 24 horas, excepto los martes de 0 a 6 el. En 2006 fue clausurado, pero el mismo año lo refundó otro locatario que le aplicó sutiles modificaciones que, mal que le pese a los nostálgicos de ultranza, lo le venían nada mal. Un ambiente de encuentro que derrocha mística. Las pizzas amasadas ahí mismo merecen el homenaje del comensal. ¿La más recomendada? La Napolitana.
(Brasil 399, San Telmo)

9. Café lúdico: LOS 36 BILLARES
No hay lugar en Buenos Aires más preciso para el arquetipo del porteño que Los 36 Billares. Así lo confirman algunas de las caras que lo frecuentan que parecieran salidas de una letra de un tango. No es necesario que hablés en lunfardo para que te entiendan pero sí que te pidas un café ‘Los 36’: un café doble con crema, Baileys, canela y chocolate. También se destacan los desayunos, las ensaladas especiales y el bife al estilo 36. Después de haber quedado pipón podés bajar al subsuelo a mirar como juegan al billar o hacerte una partida de pool para no pasar vergüenza delante de los maestros.
(Avenida de Mayo 1265/71, Centro)

10. Café nostálgico: EL OLIMPO
En 1950, en el barrio de Villa Luro, este bar inspiró su nombre en el equipo de fútbol que jugaba en el, por entonces, baldío de enfrente. Es un espacio donde los recuerdos emanan desde todos lados. En sus paredes abundan los accesorios de autos de otra época, los adornos antiguos, los cochecitos de colección y un billar profesional ocupa gran parte de la entrada. Los parroquianos que se reúnen en el Olimpo resaltan su principal valor: la cafetería.
(Irigoyen 1491, Villa Luro)

NOTAS RELACIONADAS:
Los 10 Tiramisú más ricos de Bs. As.
- El ranking del panqueque: los 10 más ricos
- Los 10 mejores postres de Chocolate
- Las medialunas mas ricas de Buenos Aires
- Recomendados para ir a tomar la merienda


Fuente:


Bodega Patritti y HG Restaurant se unen para agasajar a las mujeres en su día
Viernes 8 de marzo menú especial al mediodía y a la noche.

Bodega Patritti celebra el Día Internacional de la Mujer junto a HG Restaurant, del Fierro Hotel Buenos Aires: un menú especial y una selección de vinos de la bodega, en perfecta combinación para homenajear el delicado paladar femenino.
Esta original propuesta consta de un menú degustación de cinco pasos, diseñado especialmente para la ocasión por el reconocido chef Hernán Gipponi, complementando los vinos Primogénito, la línea de alta gama de Bodega Patritti.
Los vinos que se disfrutarán a lo largo de este pequeño banquete serán los exclusivos blancos Primogénito Extra Brut 2012 Edición Limitada y Primogénito Chardonnay 2012 Edición Limitada - sólo se elaboraron 500 y 3.000 botellas respectivamente-; Primogénito Pinot Noir 2009, que se ha convertido en uno de los emblemas de la casa; y Primogénito Cabernet Sauvignon 2008, un vino que se destaca por su complejidad y taninos aterciopelados.
Hernán Gipponi, uno de los más destacados exponentes de la gastronomía argentina joven, y Bodega Patritti, se unen para agasajar a las mujeres en su día.
Más información y reservas al (011) 3220 6820

 
SOBRE BODEGA PATRITTI
Bodega PATRITTI nace en el año 2003 con el objetivo de elaborar vinos de alta calidad y destacada personalidad. Está Ubicada en la Patagonia Argentina, a 39º de latitud Sur en la parte más alta del Valle de San Patricio del Chañar, a 53 Km. de la Ciudad de Neuquén. En sus 110 hectáreas de suelos de origen aluvial, francoarenosos y pedregosos, se desarrollan las variedades Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Torrontés; y la producción está a cargo de la dirección enológica del winemaker Mariano Di Paola y del enólogo residente Nicolás Navío.
PRIMOGÉNITO es la línea de alta gama de la bodega, una selección compuesta por cuatro vinos varietales de alta gama que combinan estructura y complejidad. Esta línea hoy se completa con un vino de corte, PRIMOGÉNITO BLEND, en el que se cristaliza todo el potencial del terruño patagónico.
La Línea LASSIA está compuesta por Lassia Malbec, Lassia Cabernet Sauvignon .-malbec y Lassia Pinot Noir.
 
Asimismo, la bodega presenta un diseño arquitectónico que plasma en su estructura las ondulaciones de los movimientos de un antiguo mar que solía cubrir estas tierras en tiempos prehistóricos.
Por último, y para asegurar un mayor control de calidad, Bodega Patritti desarrolló un innovador sistema de control de vinos de guarda llamado “Cork Tester”: una banda autoadhesiva que permite observar en repetidas ocasiones la evolución del corcho a través del tiempo y determinar el punto máximo de estiba para cada uno de los vinos.
 

          FELIZ DIA DE LA MUJER         .

NOTAS RELACIONADAS:
- Dia de la Mujer
- Comer Rico, Bien y Liviano
- Restaurantes Romanticos
- Comer al aire libre
- After Office

Se acerca San Valentin y en esta nota te contamos nuevos y clásicos restaurantes recomendados para una salida de a dos.
Sali con tu pareja y hacer de la noche una cena romantica inolvidable.

Ilatina
Una casa antigua en Villa Crespo, un puñado de mesas, el ritmo de unas bachatas que traen oleadas de Caribe al cemento porteño.
Propuesta de cocina colombiana de alto nivel con mucha influencia de la zona costeña, especialmente platos de Cartagena.
El ambiente es amplio y con una gran cocina a la vista. Las mesas están bien separadas, lo que garantiza intimidad, y la música a un nivel prudente, lo cual conviene a la charla.
Reservas: 15-6400-7622/4857-9095 / www.ilatinabuenosaires.com

Billinghurst
En el corazón de Villa Urquiza, se encuentra Billinghurst, un cálido bistró atendido por su dueño.
Un salón distribuido en dos pisos, con capacidad para unas 50 personas y decorado de un modo sobrio, pero no frío.
Mendoza 5486, Villa Urquiza. Teléfono: 4524-0224

Sashimiya
Este restaurante forma parte de está legión, pero es uno de los menos cononcidos.
Un lugar casi secreto que, además sobre la avenida Entre Ríos.
Su austero exterior de ladrillos no preanuncia de ninguna manera que allí se despacha uno de los mejores sushi de la ciudad (solo de noche). Adentro, hay varios salones, incluidos un tatami y un karaoke room y una barra en la que se puede comer mirando cómo trabajan los suhimen.
México 1965, Congreso. Teléfono: 4941-8960.

Efímero Festín Es un as en la manga, un lugar que no falla y mantiene la calidad en el tiempo. Chiquito, íntimo, poco pretencioso -en el buen sentido-. Ideal para una salida en pareja informal, tanto para el almuerzo como para la noche. Abierto desde 2010, tiene un salón con diez mesas y algunas más en la vereda. Conviene elegir las que están junto a la ventana. El menú va variando regularmente, pero hay sempiternos como el salad bar o algún plato vegetariano.
Uriarte 1411, Palermo. Teléfono: 4831-9867

Dill & Drinks
Otra alternativa conveniente para los que buscan lugares pequeños e íntimos, en este caso, en pleno Microcentro y con un estilo que tiene algo de los años 50. Si a eso le sumamos que los platos son ricos y originales, los cócteles un fuego y la atención esmerada y amigable, el combo resulta aún más tentador.
San Martín 986, Retiro. Teléfono: 4515-0675

Pipí Cucú Un clásico para quienes han sido tocados por la flecha de Cupido. Pipí Cucú se anima a ser rococó, sobrecargado y hasta un poco cliché con sus pajaritos, flores de papel y vajilla de la abuela y aún así salir bien parado. Está ubicado junto al pasillo de un edificio antiguo, uno de los más encantadores del barrio. Y cuando la temperatura lo permite se puede comer en la vereda. Si bien se incorporan cada tanto nuevos platos, hay algunos clásicos de siempre como la ensalada de mollejas crocantes o el postre de la casa.
Ciudad de la Paz 557, Colegiales. Teléfono: 4551-9314

Osaka Puerto Madero
No es fácil para los restaurantes de alta gama abrir sucursales y mantener la calidad y esa sensación de exclusividad que los caracteriza. El restaurante Osaka, pionero local en la fusión de sabores peruanos y orientales, se animó a extender su marca con una nueva sucursal en Puerto Madero.
Osaka es perfecto para una celebración, una velada fuera de la rutina y sofisticada. Eso sí, el precio tranquilamente pasa los $300 por persona.
Juana Manso 1164, Faena Arts Center Puerto Madero. Teléfono: 5352-0404

L' atelier de Celine
Ubicado en la barranca de la calle Carlos Calvo, en una casona antiquísima (1807) de techos altos y herrajes a la vista.
Este bistró ofrece una cocina austera y sencilla.
Carlos Calvo 242, San Telmo. Teléfono: 4361-1269

NOTAS RELACIONADAS:
- Restaurantes Romanticos para salir en pareja
- Salidas romanticas para compartir de a dos
- Restaurantes con onda para ir en pareja
- Restaurantes Romanticos
- Restaurantes para ir de levante

Fuente:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguinos en: